Música

Un violín y un violonchelo para educar

Juan Aguilera y Javier Gregoria, del Dúo Naptha. /IDEAL
Juan Aguilera y Javier Gregoria, del Dúo Naptha. / IDEAL

El Dúo Naptha, compuesto por dos profesores de conservatorio, organizó un concierto en el Palacete de las Hilanderas

M.NIETOAlcalá la Real

La vinculación de Alcalá la Real con el mundo de la música no viene de ahora. Es una historia de esas duraderas y a la que aún le quedan muchas páginas por escribir. Una de ellas se firmó ayer sábado y fue de la mano del Dúo Naptha. Formado por Juan Aguilera Cerezo y Javier Gregori Arriaza, ambos profesores de conservatorio, Juan en Alcalá la Real y Javier en Jaén, ofrecieron un concierto para los amantes de los instrumentos de cuerda en un lugar mágico: el Palacete de las Hilanderas.

Como adelantó uno de los componentes del dúo, Juan Aguilera, la unión surgió hace unos ocho años aproximadamente aunque Javier y él se conocen desde que eran muy pequeños. «Éramos compañeros en el conservatorio de Jaén» recordó Aguilera. Poco a poco fueron desarrollando sus carreras profesionales hasta convertirse en profesores y fue entonces cuando decidieron involucrarse en esta aventura en la que «abordar un repertorio que no es muy abundante, el de violonchelo y violín juntos, pero sí muy interesante». No era la primera vez que el grupo decidía organizar un concierto en Alcalá la Real y son diferentes los puntos de la geografía española que han tenido la oportunidad de visitar para llevar hasta allí su música.

«Para que fuera un concierto que tuviera una parte pedagógica, se interpretaron obras tanto en dúo como cada uno de forma individual» matizó el chelista. Así, se escucharon la Sonata para violín sólo de Juan Sebastián Bach y el estreno a nivel nacional, de una pieza para violonchelo compuesta por Boris Tchaikovsky . Ya en la segunda parte, interpretaron el dúo Opus 7 para violín y violonchelo de Zoltan Kodaly, una obra referencia para el género.

Música para todos

Como bien reconocía Aguilera, «Alcalá la Real es un municipio donde existe una gran tradición en torno a la música y al consumo de productos culturales por lo que el concierto va dirigido a todo el público en general». Si es cierto que los alumnos del conservatorio y los amantes de la música clásica no se perdieron el evento pero el Dúo no pretendía sólo hacer música, sino también enseñar. «Para nuestros alumnos, por ejemplo, el escuchar música en directo de la mano de profesionales resulta fundamental» destacó.

Juan Aguilera habló de la importancia de contar con un conservatorio elemental en la localidad, lo que hace que la población tome conciencia y se interese por la música clásica. Además aprovechó para recordar que durante todo el mes de abril puede realizarse la prescripción para entrar en el mismo y que son, en torno al 50%, los alumnos que continúan su formación en grado medio tras finalizar en la localidad. Mientras tanto, actividades como este concierto hacen que jóvenes y adultos continúen formándose musicalmente pero, también, como personas.