Social

'Vacaciones en Paz' calienta motores

Paco Gutiérrez y Mercedes Pérez son dos ejemplos de personas que acogen a estos niños./IDEAL
Paco Gutiérrez y Mercedes Pérez son dos ejemplos de personas que acogen a estos niños. / IDEAL

La asociación Amigos del Sahara Libre quiere que sean once los niños que vengan a Alcalá

M.NIETOAlcalá la Real

Comienza a prepararse ya la campaña de acogida de los niños del Sahara que, cada año, pasan los meses de verano de nuestra localidad. El programa o el proyecto, conocido como 'Vacaciones en Paz' ya es conocido en la localidad y son muchas las familias que se animan a acoger pero, como destacó Paco Gutiérrez, presidente de la asociación Amigos del Sahara Libre, hay que continuar trabajando.

El objetivo de este año, como apuntó el propio presidente de la asociación es traer a la provincia de Jaén unos ochenta niños. En Alcalá la Real, el año pasado, fueron siete las familias que acogieron niños durante los dos meses de verano y quieren aumentar el número hasta once.

Perfil familiar

Como indicó Gutiérrez, «buscamos gente comprometida socialmente» por lo que no existen unos requisitos cerrados sobre el tipo o prototipo de familia de acogida. Se realiza una entrevista personal a los familiares y, si la asociación los considera aptos para la recepción de unos de los pequeños se realizan los transmites administrativos necesarios. Después, los niños llegan desde el Sahara y, además de pasar sus revisiones médicas, sólo necesitan disfrutar y reír durante el verano.

El gasto económico que puede ser uno de los motivos que, a priori, coaccione a muchas familias. Pero desde la asociación se realizan diferentes actividades con el fin de recaudar fondos para que el coste del billete de los niños sea más reducido. Una vez llegan a las casas, se crean un vínculo inexplicable que hace que las familias repitan año tras año y que la relación con los niños se mantenga durante prácticamente todo el año.

Experiencia local

La familia de Mercedes Pérez es el cuarto año que acoge a uno de estos niños en la localidad y define la experiencia como «muy positiva». «Los niños vienen con algunas carencias alimentarias, porque no cuentan con los mismos alimentos que podemos tener aquí y con la piel algo castigada por el sol pero cuando pasan dos semanas aquí parecen otros» reconocía Pérez.

Los niños que vienen por primera vez son los que reciben el mayor impacto ya que se enfrentan, no sólo al viaje, sino también a una sociedad completamente diferente a la suya. Desde el hecho de contar con luz y agua corriente así como la cantidad de electrodomésticos, ordenadores, etc son novedades para la mayoría de ellos. «Muchas cosas cotidianas en nuestro día a día para ellos son totalmente nuevas» reconoció Mercedes Pérez.

Conciencia social

A pesar de que los niños están contentos con la estancia en las diferentes residencias que se les asignan, también saben que son unas vacaciones, nunca mejor dicho. Este aspecto es algo que echa para atrás a algunas familias aunque tanto Paco como Mercedes reconocen que los niños son conscientes de la situación e incluso, tienen ganas de volver al Sahara y ver a sus familiares.

Los niños se integran y se vuelven uno más de la familia y desde la Asociación, animan a la participación de todas los alcalaínos que se caracterizan por ser muy solidarios. En los Servicios Sociales se les facilitará la información y contacto que necesiten.