Reubicados en un hostal de Alcalá los temporeros afectados por el incendio de la nave

Reubicados en un hostal de Alcalá los temporeros afectados por el incendio de la nave

El alcalde de la localidad, Carlos Hinojosa, confirmó que han sido nueve los inmigrantes que pasaron la noche de ayer en un hostal de la localidad y que otra persona prefirió alojarse en casa de unos amigos

MARILÓ NIETOALCALÁ LA REAL

Pocos son los datos oficiales que se conocen sobre el incendio que se produjo la tarde del viernes en una nave de la localidad de Santa Ana y que se cobró la vida de un trabajador temporero. La Guardia Civil ya ha comenzado la investigación y hasta el lugar de los hechos se han desplazado diferentes agentes para dar continuidad a la misma y esclarecer qué sucedió dentro de aquella nave que sigue precintada.

Mientras, el alcalde de la localidad, Carlos Hinojosa, confirmó que han sido nueve los inmigrantes que pasaron la noche de ayer en un hostal de la localidad y que otra persona prefirió alojarse en casa de unos amigos. Es el mismo protocolo de ayuda que se activa cuando sucede alguna tragedia relacionada con viviendas en el municipio. «No podemos confirmar cuántas eran las personas que residían en el inmueble. De momento sólo estas diez han sido las que se alojarán desde esta noche en el albergue para temporeros que el Ayuntamiento a reabierto», recordó Hinojosa. «De los otros nueve supuestos habitantes del inmueble aún no tenemos noticias y no se han dirigido ni a Policía Local, ni a la Guardia Civil, ni al servicio de mediación que tenemos a su disposición en la parada de autobuses», confirmó Hinojosa.

El responsable del Consistorio confirmó que todos habían llegado acompañados de las personas que los tenían contratados para trabajar y que habían estado rellenando la documentación correspondiente para alojarse en este albergue cuyo principal requisito es contar con un contrato de trabajo.

El caso está ahora en manos de la Policía Judicial y el cadáver del joven, de 23 años y de origen nigeriano, se encuentra en Jaén donde se le está practicando la autopsia que determinará las causas de su muerte. Respecto a las tareas de repatriación del cuerpo, el edil informó que no son competencias municipales por lo que desconoce los pasos a seguir a partir de ahora. «Desde el Ayuntamiento lo que sí tenemos es siempre la mano tendida a colaborar con otras administraciones o con la familia en el caso de tener que realizar algún trámite», reconoció.

El viernes se cerró el albergue de temporeros, situado en el Coto y que daba cobijo durante tres días a aquellas personas que aún no contaban con un contrato de trabajo. A partir de ayer, y tal y como se anunció tras la Comisión Municipal de Inmigración, las puertas se abrirían de nuevo para todos aquellos que contaran con un contrato de trabajo y se ampliarían en 18 las plazas disponibles en el municipio, 10 de ellas ya ocupadas.