Sociedad

¿Es posible el refrán de año nuevo, vida nueva?

Vecinos del municipio realizando deporte en las instalaciones municipales./IDEAL
Vecinos del municipio realizando deporte en las instalaciones municipales. / IDEAL

Antonio González, el que fuera psiquiatra y coordinador de la Unidad de Salud Mental Comunitaria de Alcalá nos da las claves

M.NIETOAlcalá la Real

Con la llegada del nuevo año, el que más o el que menos acaba por marcarse unas metas u objetivos a cumplir de cara a los próximos 12 meses. Y cada año la historia se repite. Hacemos listas interminables de cosas que queremos cambiar o mejorar y que terminamos olvidando con el paso de los meses, en la mayoría de las ocasiones por la falta de tiempo o por no obtener lo resultados que esperábamos tan rápido como deseábamos.

Sobre esto hemos hablado con Antonio González, el que fuera el psiquiatra y coordinador de la Unidad de Salud Mental Comunitaria de la localidad, y él mismo nos ofrece su propia visión a cerca de los patrones que se repiten en estas peticiones y cómo gestionar la puesta en marcha.

Mismos propósitos

Si preguntamos a nuestro alrededor, los propósitos que cada año nos marcamos son los mismos, sino parecido, a los de años anteriores. En el ranking se encuentran algunos relacionados con la salud y que son en los que coinciden la mayoría de la población como son el hacer ejercicio, perder peso o comenzar una dieta tras estas fiestas navideñas o dejar de fumar. También está aquellos relacionados con el bienestar como viajar más, ahorrar, dedicar más tiempo para nosotros mismos o la familia. «Queremos cambiar, dejar lo que no sirve y hacer cosas buenas, cosas que nos hagan más felices y nos den más salud» resumía González.

El psiquiatra reconocía que «en esta sociedad el cuerpo es muy importante, nos hace sentirnos distintos y queremos tenerlo siempre lo mejor posible. Este aspecto quizás haga que nos alejemos de otros porque, desgraciadamente, nos olvidamos del alma».

González también planteaba que este cambio de hábitos en nuestras vidas puede ser posible pero con una condición. «Tenemos que ser protagonistas de nuestro cambio. Sabiendo elegir unos objetivos auténticos, realistas, cercanos a nosotros y que sean fáciles de hacer» aconsejaba. Al cerebro humano no le gusta la multitarea con lo que aconseja que nos marquemos pocas metas pero que sean realistas, así será mucho más fácil llegar a alcanzarlas.

Además, Antonio Gonzáles puntualizaba en el hecho de ser honestos con nosotros mismos y plantearnos metas que podamos llevar a cabo. «Establecer un plan para conseguirlas, ser constantes o compartirlas con los demás pueden ser algunos trucos para que nuestro propósito de año nuevo no caiga en el olvido» recomendaba.

Cambio total

Respecto al refrán de 'Año nuevo, vida nueva' que muchos se marchan durante los primeros días del año, González es claro. «Echamos manos al autoengaño y a la procrastinación, o sea, encontramos excusas y nos hacemos los 'locos' hasta la próxima pascua» lamentaba.

Apuntó que sólo el 8% de las personas que se comprometen con nuevos retos acaban por continuarlos a lo largo del año y destacó, de nuevo, la importancia del esfuerzo en este periodo de cambio. «Lo queremos todo sin esfuerzo, si pudiéramos comprarlos entonces seríamos felices» bromeó para finalizar y es que los propósitos son eso, cambios que ir incorporando en nuestra rutina progresivamente hasta que se terminen por convertir en un hábito y nuestro propio organismo sea el que nos pida, o no, llevarlos a cabo.

Para cambiar, recuerdaba «hay que hacer de otra manera, con empeño, voluntad y trabajo». Y es que, nosotros y nuestra mente es el único motor de cambio para lograr estos propósitos y que ésta, la mente, goce de buena salud, uno de los objetivos que todos deberíamos marcarnos cada comienzo de año.