Sierra Sur Insólita: Un criadero de perdices, un periodista insólito y un museo del aceite

Sierra Sur Insólita: Un criadero de perdices, un periodista insólito y un museo del aceite
1.- El criadero de perdices y faisanes de Luis Raya Romero en Frailes es un negocio inusual. Tiene su arranque en 1982 en que, Luis, cazador él mismo, comenzó a organizar cacerías de faisanes y codornices. Hombre emprendedor vio la viabilidad del negocio, al estilo de otros similares en la Mancha.La oferta tuvo buena acogida entre otros cazadores y comenzó a criar perdices en varias casas y voladeros. Ya en 1999 empezó a construir la actual granja con tres naves. Daba cacerías de faisanes todos los domingos de invierno. Así han transcurrido quince años: aprendiendo, mejorando el negocio, criando la perdiz roja en notables cantidades que vende y distribuye a cotos sociales, privados y escenarios cinegéticos. También salen excelentes pájaros de reclamo para jaula, esa modalidad de caza al acecho que es tan popular en la Sierra Sur. No sólo vende en Jaén, Córdoba o Granada, tiene clientes incluso en la provincia de Badajoz. ¿Qué hace de la granja de Luis Raya algo especial? Su experiencia en la cría de la perdiz roja; una cría a base de cereales (trigo principalmente) y el cuestro de uva. Eso y los amplísimos voladeros que permiten una libertad enorme a estos animales y que les hace casi salvajes. Luis sabe organizar cacerías para que los asistentes a las mismas disfruten de un excelente día de caza. Al comenzar la jornada, tras el desayuno, se sortean los doce puestos, en lugares diferentes y con cuatro posturas rotativas. Se sueltan entre doscientas y quinientas perdices para disfrute de los cazadores. Después se puede hacer 'rebusca' con perro. Para la hora del almuerzo, Luis organiza una sabrosa y suculenta comida campera, al estilo frailero: buen choto, sabroso jamón, apetitoso vino... Al final de la jornada toda la caza abatida se reparte entre los participantes. Le pregunto a Luis lo que menos le agrada del negocio: «Los temas burocráticos y administrativos». ¿Y las mayores satisfacciones?: «Saber que estoy criando una perdiz roja casi salvaje que tiene una buena acogida entre los cazadores de las más diversas provincias: Jaén, Córdoba, Granada...» Una jornada cinegética, un motivo más para visitar la bella localidad de Frailes. 2.- Un periodista insólito: Alejandro Pérez Serrano con su mula 'Amparo' y la burra 'Estrella'. Cuando conocí a Alejandro me transmitió su entusiasmo por el insólito tipo de periodismo que hace. ¿O no es increíble ir recorriendo diversos pueblos con su mula 'Amparo' y su burra 'Estrella', acarreando la emisora de radio y la antena? Alejandro, santanero de nacimiento, estudió periodismo y economía en Madrid; allí comenzó con un programa llamado 'Generación en lata'. Ha viajado y trabajado en diversos países: Francia, Bélgica, Irlanda y varios por puntos de la geografía española: Madrid, Vascongadas... Cuando regresó a su casa de Santa Ana vio lo mucho que había cambiado todo. Se propuso hacer un programa, 'Memoria viva', que recogiese los testimonios de todo tipo de gentes con vivencias interesantes y que no se perdiesen sus experiencias. Vidas llenas de trabajo y pelea por salir adelante como su abuelo, tratante de ganado. Su currículum es variado. Comenzó haciendo un viaje con la mula 'Peregrina', en compañía de un amigo alemán: Lukas Bächer, por la ruta Santa Ana ? Jaén ? Alcalá. Después hizo un viaje solidario con una ambulancia desde Madrid a Ulán Bator, Mongolia, para donar el vehículo y que sirviese de asistencia a la gente necesitada. O la pequeña obra de teatro de títeres que monta: 'La cabra siempre tira al monte', donde cuenta la interrelación entre lenguaje y personas. O su proyecto futuro, centrado en el cine que tanto le atrae. Son los suyos programas en directo para los oyentes de ese pueblo al que llega; después los 'cuelga' en la red (os aconsejo entrar en su página www.larreadio.com). Se traslada a pie, con 'Amparo', 'Estrella' (anteriormente con la mula 'Margarita') y acarrea sobre ellas todo el material radiofónico. Suele permanecer tres días en cada pueblo, buscando y entrevistando a personas curiosas que tengan cosas que contar, para que no se pierda la memoria de lo que fuimos. Le pregunto por qué le gusta hacer este tipo de periodismo y de radio: «Porque es un viaje diferente, un descubrimiento de las raíces: un viaje por la palabra, la historia y los lugares que fuimos y que no se deben perder. Si no sabes a dónde vas, mira a ver de dónde vienes», me contesta. Alejandro Pérez rebosa entusiasmo, juventud, ganas de hacer cosas diferentes y diversas. Da gusto hablar con él. 3.- El museo del aceite de Santiago Pérez Aranda y su hija Ángela. Hay personas con vista comercial, Santiago Pérez Anguita y su hija Ángela son de ese tipo de gente. A Santi le avala un extenso currículum como emprendedor. Ahora, junto con Ángela, vive dedicado a la comercialización del aceite 'Alcalá Oliva'. Les visito en sus cuidadas instalaciones, sitas en carretera de las Caserías de San Isidro, para que me hablen de su último proyecto: el museo del aceite. Fue en 2009-2010 cuando a Santi, siempre innovador, se le ocurrió la idea puesto que no había nada similar en la provincia de Jaén. El museo, que recoge una diversidad de maquinaria relacionada con el cultivo y elaboración del aceite, tiene como pieza principal un molino traído de Priego y cedido por la familia de don Rafael Mérida. Para alojarlo se restauró una enorme nave en lo que fue 'molino de la abuela Conchi', allá por 1914 y que ellos compraron a la familia Martínez del mármol. El museo está ya montado (ha contado con una subvención de ADSUR) y es digno de visita (ahora con petición previa y reserva, a partir del uno de julio abierto al público). Una idea innovadora (como lo fue la idea del envase monodosis que triunfó a nivel nacional e internacional) que se completará con otras instalaciones que están preparando: en el piso superior de la misma nave un espacio dedicado a paneles explicativos y audiovisual didáctico. Además de todo lo anterior, en un futuro próximo, se organizarán actividades diversas: catas de aceite, conferencias de divulgación de los valores del aceite de oliva, comidas, etc. Para completar la visita se podrán comprar sus productos en una agrotienda adjunta; en el exterior se está habilitando una zona de mesas y bancos realizados con antiguas ruedas de molino. Todo ello será un atractivo más para los visitantes que vienen a ver nuestra ciudad.