Municipal

Alrededor de quinientas personas participaron en la última edición del programa Tejuela Activa

Imagen tomada antes del comienzo de las actividades programadas para el cierre. /M.Nieto
Imagen tomada antes del comienzo de las actividades programadas para el cierre. / M.Nieto

La jornada de cierre contó con un programa propio de actividades donde hubo muestra de productos típicos de diferentes países

M.NIETOAlcalá la Real

El pasado viernes tenía lugar la jornada de cierre del programa Tejuela Activa. Una iniciativa que surgía con el objetivo de convertir Servicios Sociales «en un área abierta y en un área que dinamizara comunitariamente» como apuntó la responsable de la misma en funciones, María José Aceituno. Tres años lleva realizándose esta actividad, que engloba una serie de talleres que se realizan a lo largo del año y que tienen como principal objetivo dinamizar el barrio de la Tejuela y dar respuesta a las necesidades de los vecinos y vecinas de la localidad que y a aquellas personas usuarios de los Servicios Sociales.

Talleres de manualidades, de memoria y estimulación cognitiva, de senderismo, de iniciación y acercamiento a las TICS, de técnicas para la salud cuerpo y mente, o de inteligencia emocional entre otros. Todos ellos tenían un objetivo común, como indicó la propia Aceituno y es el «dotar a la ciudadanía de herramientas para prevenir, por ejemplo, algunos problemas de la vida ciudadana y que se crearan vínculos entre ellos». Como indicó la edil en funciones, los talleres se han ido programando en función de las necesidades de los propios usuarios y también gracias a sus sugerencias y aportaciones.

Gran implicación

Las necesidades las determinan los propios asistentes por lo que son talleres dinámicos y abiertos a todo el mundo. La Casa Facundo, sede de los Servicios Sociales, pretende con este tipo de actividades convertirse en un centro de referencia para la ciudadanía no sólo por la localización de estos servicios sino también porque ofrece la posibilidad de contar con espacios para la participación ciudadana. Cada año, la participación ha ido aumentando, llegando a alcanzar este año casi los 500 participantes.

Para la jornada de cierre, se realizaron diferentes actividades como un encuentro denominado 'Igualdad entre culturas' así como exhibiciones de danza, poesía, o una muestra de productos típicos de diferentes países. Todo con el objetivo se seguir potenciando este espacio como un lugar de encuentro entre personas, más allá de su edad o cultura.

Sólo por esto, María José Aceituno expresó estar «agradecida y feliz» por el programa y por la participación y aceptación entre los usuarios. Valores como la tolerancia o el respeto también han ido ligados a estos talleres. Unos talleres que finalizaron el viernes pero que han aportado mucho tanto a las personas que han asistido como alumnos así como a los propios monitores de las mismas.