También hay hueco para el bádminton en Alcalá, por Silvia Cano

También hay hueco para el bádminton en Alcalá, por Silvia Cano

Si nos pasamos por el pabellón deportivo de SAFA en Alcalá la Real durante la tarde de los lunes y los jueves, nos encontraremos a un grupo de jóvenes –muy jóvenes- practicando un deporte en auge, el bádminton.

Desde que la española Carolina Marín se convirtiera en campeona olímpica de este deporte el año pasado, el bádminton ha remontado en algunos sitios en los que permanecía como un deporte minoritario. Es el caso de Alcalá, donde desde hace más de diez años el bádminton pasaba totalmente desapercibido.

Así lo cuenta Ángel Montoro, quien desde el año pasado es monitor de esta modalidad dentro de los deportes de raqueta. Él explica que hace bastantes años había aficionados al bádminton y lo practicaban con regularidad; una afición que se fue perdiendo con los años y no ha vuelto hasta que Marín lo popularizara de nuevo.

Así, Ángel entrena a un grupo de 22 chicos y chicas de entre 11 y 15 años que cada vez siente más entusiasmo hacia el bádminton. Aunque algunos de los que lo prueban no repiten, los que se quedan hablan muy bien de este deporte. De esta forma lo cuentan Ana y Andrés, que con 15 años llevan practicándolo desde 2015. Ambos disponen de su propio equipo, aunque se les proporcione uno en las clases, ya que prefieren contar con raquetas de más calidad; además, a los dos les gustaría tener más horas de práctica de bádminton: disfrutan de las clases y querrían empezar a competir a un mayor nivel.

Para llegar a ello, los jóvenes necesitan más práctica. El monitor dice que a pesar de que los chicos se lo pasan muy bien y demandan más horas, es complicado debido a que la disponibilidad de la pista es limitada. De hecho, mientras estamos hablando, al lado tenemos un grupo de aficionados al voleibol y, en las pistas exteriores, jóvenes jugando al fútbol.

Irene es la más benjamina del grupo de bádminton, pero a sus 11 años ya tiene claro que le encanta y que quiere seguir practicándolo. Empezó hace unos meses pero habla con ilusión sobre esta afición a la que se acercó porque su madre la animó a hacerlo. Ella también querría disponer de más horas de deporte, pero al mismo tiempo no olvida las horas que necesita para realizar las tareas escolares.

Cada joven del grupo tiene su experiencia y perspectiva sobre el bádminton; eso sí, hay algo en lo que todos coinciden: la afición es aun minoritaria, siendo el fútbol el deporte más practicado por sus compañeros de clase. Nos cuentan que, aunque el bádminton es muy divertido, la mayoría de los adolescentes prefieren seguir con los deportes más habituales y, a veces, son reticentes a probar nuevas disciplinas. Ellos, sin embargo, no se arrepienten en absoluto: es el deporte al que más tiempo dedican y el que más les interesa. Algunos llegaron desde otros deportes de raqueta más populares, como el tenis; otros lo hicieron porque lo conocieron en la clase de gimnasia que les imparten en el colegio; otros simplemente buscaban un entretenimiento extraescolar.

En otros municipios jiennenses, como es el caso de Arjonilla, ya existe un equipo que compite en altos niveles de bádminton en todo el país. Tal vez estos jóvenes alcalaínos lleguen en unos años a representar a nuestro municipio en este interesante deporte fuera de nuestras fronteras. Para algunos de estos chicos, desde luego, es una idea posible e ilusionante.