Carlos Rueda: «Vivir La Vuelta desde dentro es algo increíble»

BELÉN RAMÍREZ

Nunca se havía visto un despliege semejante en Alcalá la Real. El primer fin de semana de septiembre la vuelta ciclista a España recalaba en la ciudad de la Mota, donde miles de personas se echaron a la calle para disfrutar de la fiesta deportiva. Entre las tres mil personas que acompañan la carrera, dos alcalaínos, DomingoAguileera y Carlos Rueda. Unos días después de finalizada la vuelta y aún con los ojos emocionados por lo vivido, hablamos con Carlos Rueda.

- Tu primera vez en la vuelta, ¿qué te ha parecido la experiencia?

- Primera vez en La Vuelta Ciclista a España y muy agradecido y sorprendido por la experiencia vivida. Todavía asimilando lo vivida en estas últimas tres semanas y pico que ha durado. A nivel personal, ha sido ver cumplida una de mis máximas aspiraciones: estar presente dentro de una de las tres grandes citas ciclistas a nivel internacional. Una experiencia sensacional que me ha permitido estar en contacto directo tanto con ciclistas de prestigio internacional así como con las grandes figuras de este mundo (exciclistas profesionales, directos deportivos, médicos, etc.). He tenido la oportunidad de coincidir con un grupo magnífico de compañeros (el resto de chaperones, conductores, enfermeros y los propios inspectores de antidopaje) que hacen que la experiencia sea aún más gratificante y positiva.

- ¿Ha tenido que realizar algún tipo de formación para desarrollar este trabajo?

- Lo que está relacionado con la formación específica para desempeñar el trabajo la realizamos directamente en Nîmes, en los días previos al inicio de La Vuelta. Esta formación estaba relacionada con la forma y procedimientos de actuación, así como lo relacionado con normas de actitud y comportamiento por el puesto y la responsabilidad que suponía. No es tanto una formación densa y compleja, sino más bien un bagaje previo en torno al mundo del ciclismo y una actitud y saber estar acorde a las características del puesto y de lo que representa, más en un momento como el que estamos actualmente donde el tema de dopaje está tan en boga.

La Ciudad Ambulante

- ¿Cómo es trabajar en La Vuelta?

- Estar en La Vuelta es algo que impresiona por las cifras que maneja y la complejidad organizativa y logística que supone. Si vista desde fuera es colosal, vivirla desde dentro es algo increíble. La primera impresión que puede causar podría ser similar a la primera vez que ponemos el pie en una gran ciudad como Madrid, Barcelona, New York o París. Incluso llegas a tener una sensación de no saber a dónde acudir, qué hacer o a quién preguntar. Pero en poco tiempo te das cuenta que Unipublic, como empresa organizadora de La Vuelta, hace un muy buen trabajo previo y cuenta con una estructura organizativa y logística impresionante para que todo salga pues como tiene que salir, perfecto. A partir de aquí, además de realizar tu función, es cuestión de disfrutar y maravillarte con lo que diariamente se moviliza. Tenemos que pensar que La Vuelta es una feria, una ‘ciudad ambulante’en la que cada día se desplazan aproximadamente unas 3000 personas y que va rotando cada día de una ciudad a otra. Las cifras son increíbles y el impacto que genera transforma a cualquier localidad durante la celebración de la etapa.

- Explícanos brevemente el trabajo que ha realizado.

- El trabajo realizado corresponde al de ‘Chaperon’, que podría entenderse como escolta, acompañante o similar. En una figura con tareas auxiliaresen el control antidopaje. El chaperon es la persona encargada de, por una parte, notificar a los corredores que tienen que pasar control y, por otra parte, acompañar a este corredor desde que se le notifica hasta que pasa el corredor. Esto puede realizarse, bien al finalizar la etapa como sucede cada día, así como por la mañana o por la tarde en el hotel del equipo.

- ¿Alguno ha dado positivo en doping?

- La verdad es que no lo sabemos, ni creo que lo sepamos al menos a corto plazo. Los protocolos de control, y sobretodo los criterios de selección de corredores, se mantienen en secreto hasta último momento ya que se envían directamente desde Suiza. Y, una vez recogidas las muestras, se mandan de manera codificada al laboratorio para su análisis. Por lo que desconocemos si se ha dado algún caso (esperemos que no).

anécdotas

- Imagino que anécdotas mil, ¿con cuál se quedarías?

- La verdad que anécdotas y momentos buenos vividos han sido mucho, sobretodo cuando estas tratando de tú a tú, charlando y dialogando con ciclistas profesionales que habitualmente vemos por televisión o un poco de lejos en alguna salida o llegada de etapa. Quizás una de las anécdotas más simpáticas que pude vivir fue un día en el que Chris Froome, cuando terminó la etapa de Santo Toribio de Liébana, y una vez que habíamos terminado todos los controles, subió a cambiarse de ropa con nosotros al camión de control ya que teníamos un desplazamiento largo. Habitualmente, el masajista personal de Froome siempre le colocaba correctamente la gorra del equipo pero ese día no había venido este masajista. Al terminar me acerqué a él, me puse a su altura y se la moví un poco fingiendo que no estaba correcta. Él se echó a reír y nos contagió a todos, diciendo que todos los días le pasaba lo mismo y que necesitaba que se la pusiesen bien. Fue un buen momento ver como, quizás el mejor ciclista actual, es una persona normal y corriente y bromea como cualquier otra persona de nuestra edad.

- Y, ¿algún mal rato?

- Malos ratos pues alguno a caído, algún corredor que no le sienta del todo bien tener que pasar el control, sobretodo después de alguna etapa muy dura o con frío y lluvia como fue la de Calar Alto o la del L’Angliru. O cuando tienes que despertar a algún corredor a las siete de la mañana (a nadie nos apetece que nos levanten a esa hora). Pero en general, la gran mayoría de los corredores del pelotón lo aceptan con bastante buen humor y se muestran colaborativos. Saben que forma parte de las reglas del juego e incluso muchos de ellos se muestran a favor de pasar este tipo de controles para demostrar que el ciclismo es un deporte limpio y no un deporte tan turbio como últimamente se ha querido mostrar.

- ¿Volverá el año que viene?

- Por mi parte sin lugar a duda me gustaría volver a estar en Málaga el año que viene para tomar la salida. La verdad que todavía es pronto para saber si podremos estar de nuevo en la próxima edición de La Vuelta.

Fotos

Vídeos