La vuelta ciclista a España recrudece la tensión entre la policía local y el ayuntamiento

BELÉN RAMÍREZ

Que las relaciones entre la policía municipal y el equipo de gobierno no son buenas es vox populi desde hace ya tiempo, y el próximo paso de la vuelta ciclista a España no ha hecho más que tensar la cuerda ya de por si muy tensa.

El alcalde, Carlos Hinojosa, celebró una rueda de prensa de urgencia generada tal vez por unos comentarios que hacían desde la policía en el que le llamaban dictador. Comenzó aclarando la importancia que tendrá el paso de la vuelta por la ciudad, «hemos hecho un esfuerzo muy importante para que la etapa que se desarrollará el próximo 2 de septiembre tenga salida en Alcalá, sin duda va a ser una de las etapas más decisivas y una de las más vistas en todo el mundo. Quiero recordar que será entorno a los dos millones de telespectadores en España quienes vean esta etapa a través de la señal de TVE y además, cabe recordar que en todo el mundo serán más de ciento cincuenta millones. Será un escaparate para Alcalá como nunca antes ha tenido para ser conocida y reconocida en el mundo entero».

Tras estas palabras le toco el turno a la explicación de las necesidades de efectivos de policía local y de la situación en la que se encuentra el consistorio alcalaíno ante la negativa de los municipales de colaborar voluntariamente en los días del paso de la carrera ciclista, aún cuando se le remuneraría con 300 euros por jornada realizada, cien más de lo que cobran normalmente por los servicios extraordinarios.

Para los días 2 y 3 de septiembre, la localidad necesitaría un total de 9 efectivos policiales; 3 patrullas especiales, una patrulla ordinaria y un agente de servicio interior en los turnos de mañana, tarde y noche. La cobertura de plazas se haría de tres formas; periodo inscripción voluntaria, nombramiento de servicios extraordinarios obligatorios y por último la anulación de los permisos previamente concedidos (asuntos propios y vacaciones).

Esto último ha enfurecido a los miembros de la policía local, ya que los permisos concedidos lo están desde junio y la vuelta se sabía desde primeros de año que pasaba por Alcalá. En nota de prensa, Pedro García, representante del sindicato SIP-PAN ha puntualizado sobre este tema, «las vacaciones fueron negociadas durante los días 9, 14 y 21 de junio con todos los representantes sindicales, con el voto favorable de todos, y se colocó circular con fecha 4 de julio de 2017. Dados estos pasos, no se pueden anular las mismas, salvo que se produzca un evento imprevisible o una calamidad pública. Así que este decreto de obligado cumplimiento viene a ser una restricción de derechos en toda regla por un gobierno socialista, algo contrario a sus principios y valores. Esta restricción ocasiona un daño y perjuicio a la persona afectada que va en contra de la conciliación de la vida personal, laboral y familiar. Existen otros mecanismos para solucionar este tipo de problema que pasan por el diálogo y la negociación con el colectivo de la policía local, cosa que no está dispuesto nuestro alcalde, pero aún así puede recurrir a policías de otros municipios (convenios de colaboración) como se hace en romerías del Rocío o Virgen de la Cabeza, alcaldes inteligentes que piensan en el bienestar de sus trabajadores y no en pisotear sus derechos. Tampoco se puede sacar a los Policías de Segunda Actividad a la calle si no se trata de razones excepcionales tal y como recoge la legislación que regula la segunda actividad. Estas razones excepcionales son que sean imprevisibles y no periódicas y que no puedan resolverse por medios policiales ordinarios».

Para el alcalde el problema fundamental de la policía es el económico. «Lo tengo claro, dinero «, y eso que reconoce que en esta legislatura han tenido un aumento de dos puntos del complemento de destino y avances en la regulación de sus servicios extraordinarios, forzosos o voluntarios.

«La Policía Local no quiere ganar más dinero a costa de realizar horas extraordinarias fuera de la jornada laboral;- añade el comunicado de García-, si necesitan tanto personal para todas sus fiestas, que generen empleo y creen más plazas. Libramos un fin de semana al mes y nos lo fastidian por fiestas o eventos. Por supuesto defendemos a todos los trabajadores del ayuntamiento, los cuales ninguno está contento. Todos los salarios de los trabajadores de este ayuntamiento son bajos. Lo que pasa es que la gente tiene miedo a que los despidan si protestan. Nosotros somos funcionarios y tenemos más seguridad en ese aspecto y lo más importante, todos estamos unidos, da igual las siglas a las que pertenezcas. Los que ganan más que nosotros por 8 horas, son los políticos, 300 euros por cada pleno y comisiones, y suelen tardar dos horas, además de sus buenos sueldos. Si os debéis a la ciudadanía no cobréis nada, el puesto es voluntario concluye el comunicado.

En el periodo voluntario para la inscripción de efectivos no se apuntó ni un solo policía y a día de hoy hay siete de de baja médica; ya se están anulando descansos y se cuenta con sacar a la calle a los policías que están en segunda actividad. El día 2 está a la vuelta de la esquina y desde el consistorio alcalaíno se ha hecho una llamada de socorro a las fuerza de seguridad de estado para que cubran la vuelta. Según fuentes consultadas alrededor de unos 25 guardias civiles sacarán las castañas del fuego al ayuntamiento, que nuevamente pierde la partida contra la policía local.

Fotos

Vídeos