'La taberna del Santo' estuvo abierta diez años y siguió la tradición del vino alcalaíno

'El Chirro' conserva el local con todo el sabor de aquellos tiempos./SANTIAGO CAMPOS
'El Chirro' conserva el local con todo el sabor de aquellos tiempos. / SANTIAGO CAMPOS

'El Chirro' sigue abriendo el local y, cada vez que se asoma por allí, siente la nostalgia de aquellos tiempos en que se servía vino del terreno

SANTIAGO CAMPOSAlcalá la Real

'La taberna del Santo' sigue intacta en el número 15 de la calle Capitán Cortés de Alcalá la Real. Sus puertas de madera están cerradas y en una de ellas hay un mosaico en el que han escrito lo siguiente: 'En la taberna del Santo la cepa se vuelve vino, y el hombre con el vino cantó'. En el interior parece que no ha pasado el tiempo: el mostrador, la bodega, la chimenea, el 'pisaor', los cuadros, las botellas, las sillas, unas grandes pilas de cajas de plástico verde, los toneles grandes, pequeños y medianos, las máquinas de prensar la uva y, más en el interior, las grandes tinajas de barro que contenían y conservaban el vino, ahora están vacías y hay un olor intenso de vino de antaño que se respira en el ambiente.

'El Chirro' sigue allí, a veces vuelve a la taberna, la abre y se sienta junto a la chimenea, piensa que han pasado muchos años, pero la esencia del lugar sigue indeleble. Cuenta que la taberna se abrió en el año 1982 para vender vino del terreno durante los meses de octubre, noviembre, diciembre, enero y febrero, en que permanecía abierta. Los dueños de las viñas venían a vender la uva y allí mismo se pisaba, en una especie de cuadrado hecho con ladrillos brillantes de color marrón. Las tinajas se llenaban de mosto, al igual que los toneles, y todo fermentaba durante un par de meses. Después, había que vender el vino del terreno y cada día se despachaban litros y litros de ese caldo joven que se hace en Alcalá la Real. Los bebedores antiguos bebían sentados en sillas, litro tras litro, acompañado de una raspa de bacalao, a veces un chorizo cuando se hacía la matanza y, sobre todo, charlaban de todas sus cosas.

'El Chirro' va abriendo puertas y allí está la historia de la taberna. Hay muchos cacharros que no sirven, que ha ido acumulando a lo largo de estos últimos años. Allí está su propia vida y, cuando siente nostalgia, vuelve a la calle Capitán Cortes, 15, y se sienta junto a la chimenea y escucha, aún, las conversaciones de aquellos tiempos, cuando llegó la democracia y comenzó el socialismo a gobernar el municipio.

Allí siguen los vasos que fueron llenados muchas veces de aquel vino del terreno que lo bebían los obreros y los jóvenes estudiantes cuando volvían a Alcalá de estudiar en Granada. Allí se contaban sus historias, bebían vino y se volvían eufóricos por los días de Navidad.

'El Chirro' sigue enamorado de su taberna, cuenta sus cosas, dice que la cerró en el año 1992, que trabajaba en los hoteles en Mallorca y, al pasar la temporada, en octubre volvía a Alcalá y abría su taberna. Eran buenos tiempos y la nostalgia lo va invadiendo y su cara, que casi siempre está sonriente, ahora parece pensativa y sueña que la taberna está abierta y cada noche se llena de gente bulliciosa que bebe vino del terreno.

Los tiempos cambian

Hoy en día, ya no quedan tabernas como 'la del Santo', los tiempos nos han ido transformando y las tabernas han pasado a formar parte de nuestros recuerdos. Aún se sigue elaborando el vino del terreno, un liquido afrutado, de temporada, que se bebe en el invierno cuando hace frío y el vino da calor y templa el cuerpo. Aún hay personas que cuentan con una pequeña viña y cada año elaboran su propio vino, siguiendo los pasos de costumbre: la vendimia, el traslado de las uvas a sus casas, pisada para extraer el mosto y este se coloca en toneles o tinajas para que fermente y en un par de meses el mosto se transforma en vino.

En el año 2003, la Junta de Andalucía otorgó a la zona la Mención Geográfica 'Vino de la Sierra Sur', incluyendo a Alcalá la Real, Castillo de Locubín, Frailes, Fuensanta de Martos, Los Villares, Valdepeñas de Jaén y algunas partes de Alcaudete y Martos, y con ello se dictaron unas normas de elaboración del vino de esta tierra, con toda una serie de requisitos esenciales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos