Rafa García, el referente para las madrinas

SILVIA CANO

Alcalá la Real. Desde el año 1994, Rafa García se ha dedicado con esmero al diseño y confección de vestidos de madrina, dirigiendo actualmente Élite Novias, establecimiento situado en Alcalá la Real.

Llegar a este punto no ha sido sencillo: todo empezó con la concesión de la beca Andalucía Joven, continuó como un proyecto de la mano de la Escuela de Empresas y finalizó con Rafa García como empresario y diseñador reconocido. A pesar de que en un principio iban a ser cuatro socios los protagonistas, Rafa se quedó solo ante el titubeo de sus compañeras, que no tenían claro el proyecto.

Rafa apostó inequívocamente por su idea. Anteriormente había trabajado como escaparatista, pero la oportunidad de convertirse en creador de su propia moda era irrenunciable. No sabía confeccionar, pero una costurera que venía de Barcelona con una amplia experiencia en confección, le enseñó lo necesario para adentrarse en la aventura del diseño de moda.

De esta forma, Rafa García se inició en la confección de vestidos de fiesta, lo cual comenzó siendo un buen negocio porque en aquel momento había un gran número de bodas y todas las invitadas buscaban prendas exclusivas y de calidad. Sin embargo, con el paso de los años el número de bodas se ha reducido y el consumo ha cambiado: es frecuente el cliente que busca algo más económico aunque merme la calidad y la exclusividad.

Debido a todas estas cuestiones, Rafa escogió centrarse en los vestidos de madrina, un ámbito en el que la competitividad entre diseñadores es más reducida y, además, la madrina siempre busca destacar, no poniendo en entredicho la calidad de su atuendo.

La decisión fue más que acertada, ya que desde el año 2013 trabaja para El Corte Inglés. Y es que, como se ha mencionado, no son muchos los diseñadores que se especializan en los vestidos de madrina. En El Corte Inglés de Jaén, Málaga y Valencia se pueden encontrar los diseños exclusivos de Rafa García, que ha logrado ser ampliamente reconocido en el mundo de la moda de eventos nupciales.

Con un estilo clásico pero inspirado en ideas vigentes, Rafa elabora una colección anual en la que sobresale la calidad de los tejidos, el color y la autenticidad. Desde luego, no hay dos vestidos iguales: no son confecciones en cadena, sino genuinas. Con estos principios, el diseñador ganó el Dedal de Oro en el año 2015, considerado ‘el Goya de la moda’.

Rafa explica que mientras las grandes marcas pueden permitirse la fabricación de los vestidos en países más baratos, como China, él no lo concibe en su proyecto, puesto que no podría controlar exhaustivamente la calidad de sus diseños, algo que sí hace cuando supervisa por completo el proceso de confección. De esta manera, aunque en el futuro no

se puede descartar realizar este avance, que conllevaría otorgar una gran confianza a un supervisor, ahora mismo lo primordial es controlar que los diseños no pierden ni un ápice de calidad.

Por supuesto, Rafa no se conforma con el territorio nacional, buscando su inmersión en el extranjero, algo que es complicado pero no imposible. Para él, lo más importante es tener inquietudes, reinventarse y no estancarse. De hecho, este diseñador no para de buscar inspiración: cualquier momento es bueno para encontrar una idea novedosa, desde el vestido que aparece en una película hasta lo que lleva una mujer que pasea por la calle; todo es susceptible de ser utilizado para una futura colección, siempre que se respete la personalidad de la misma, la autenticidad de cada diseño.

Así, Rafa García sigue trabajando día a día en una empresa que no para de progresar, pero sobre todo, de reinventarse; es esta la única forma de hacerse un hueco en una situación de competitividad creciente: ofrecer calidad, peculiaridad y originalidad.

Fotos

Vídeos