«Si logré volver a ser feliz, ¿por qué otros no?»

Miembros de la asociación durante un día de convivencia.
Miembros de la asociación durante un día de convivencia. / IDEAL
  • OTRAS MIRADAS | ASOCIACIÓN DE ALCALAÍNOS EXALCOHÓLICOS

  • José Alameda fundó junto a su mujer hace 25 años Alexal en Alcalá la Real para ayudar a las personas con adicciones a «salir del pozo»

Cuando comprobó que su vida cambió radicalmente y que por fin volvía a ser eso, vida, decidió que quería compartirlo con los demás. Que al igual que él había conseguido salir de ese pozo en el que una vez cayó, también podían hacerlo los demás. Fue así como se concibió la Asociación de Alcalaínos Exalcohólicos Alexal, después de que José Alameda lograra superar su adicción y pensando que a partir de ese momento podía ayudar a muchos más en ese difícil camino. «Mi vida cambió radicalmente, al mil por mil -cuenta- por lo que yo pensé que también la gente a mi alrededor que estuviera pasando por lo mismo tenía que tener ayuda a su alcance. Si yo había conseguido ser otra vez feliz, ¿por qué los demás no?».

En su caso, estuvo desplazándose durante dos años y medio a Granada recibiendo tratamiento. Una vez al mando nuevamente de su vida, decidió fundar Alexal, de la mano siempre de su mujer, compañera inseparable en este camino. «Los primeros años llevaba yo alguna gente a Granada en mi coche, pero después decidimos fundar una asociación propia en Alcalá la Real», explica. Aquello fue en los inicios de 1992, por lo que hace pocos meses que cumplieron su 25 aniversario.

En este tiempo, casi 800 personas han acudido a terapia a su asociación, aunque han sido muchas más las que se han acercado pidiendo orientación o información. El 90% de los que han acudido a terapia, «han salido adelante de esta enfermedad y han tomado el control de su vida», subraya José.

La asistencia, consultas y tratamiento es gratuita. El único requisito es que se trate de un problema relacionado con el abuso o dependencia del alcohol u otras drogas y adicciones como la ludopatía, adicciones que también tratan en la asociación. Desde el punto de vista asistencial, se lleva a cabo un tratamiento integral del enfermo alcohólico y su entorno familiar o de otras adicciones. Este proceso comprende una primera acogida del solicitante de ayuda, la realización de la historia clínica, la asistencia médica con revisiones periódicas y pruebas complementarias, así como psicoterapias de grupo, individuales, de pareja y familiares. Posteriormente, se lleva a cabo un seguimiento de casos y asistencia a nivel social.

Tratamiento

Por regla general, el paciente permanece a tratamiento durante un periodo de dos años, aunque este espacio de tiempo puede variar según las características de cada sujeto. Al inicio del tratamiento, durante el primer mes, los contactos con el usuario son semanales, espaciándose posteriormente en mayor o menor medida, en función de las necesidades de cada caso. La integración en la psicoterapia de grupo suele realizarse una vez finalizada la desintoxicación, salvo circunstancias que lo contraindiquen. Estas terapias, para las que existen dos grupos, tienen una periodicidad semanal. Uno de ellos es general, en el que se integran todo tipo de personas adictas al alcohol, sin distinciones de edad o sexo. Y otro grupo enfocado solo a mujeres. «Hace ya un tiempo que nos dimos cuenta de que era necesario que hubiera un grupo diseñado solo para ellas porque tiene más libertad para hablar», dice José. «A veces entran en estas terapias también esposas de hombres alcohólicos para contar su experiencia, lo que también repercute positivamente en la recuperación».

Para la realización de todas las actividades cuentan con un médico especialista en adicciones, una psicóloga y una trabajadora social. A ello se unen el personal voluntario, entre los que se encuentra la junta directiva de la asociación y los familiares. Y es que precisamente estos últimos son un eslabón imprescindible en su recuperación. «Cuando tienen el apoyo de la familia, es más fácil salir adelante». Por eso, siempre aconsejan que los adictos acudan acompañados de alguien, de forma que las familias sepan cómo va transcurriendo todo el proceso. «Las personas que padecemos esta adicción mentimos mucho, por lo que es importante que la familia se involucre», ratifica. Además, es una forma de «acelerar el establecimiento del necesario equilibrio familiar».

De hecho, José cuenta que el 99% por ciento de los asistentes a la asociación llegan obligados, bien por problemas familiares o judiciales. También les llegan muchos casos derivados de Atención Primaria. «En Alcalá los médicos ya conocen nuestra asociación y cuando llegan alguno nuevo, lo visitamos para darnos a conocer, de forma que sepan que estamos funcionando y que puedan derivarnos los casos que consideren oportunos para echarles una mano». Aunque la asociación se encuentra ubicada en Alcalá la Real, su ámbito de actuación abarca toda el área sanitaria de la Sierra Sur de Jaén y municipios colindantes de la provincia de Córdoba y Granada, con una población aproximada de 100.000 habitantes.

Divulgación

Además de esta labor, la principal, desde sus comienzos Alexal ha llevado acabo ciclos de conferencias de prevención del alcoholismo en los colegios, institutos y otras asociaciones de la comarca de la Sierra Sur.

Para José Alameda, «nuestro mejor pago es ver cómo la gente sale de este pozo». Y cuenta que no fue fácil empezar. «Cuando a finales de los años noventa empezamos a mover el tema, hablamos con las administraciones para que nos ayudaran, aunque las cosas fueron lentas al principio». Recuerda que en muchos casos no se confiaba que una asociación de este tipo funcionara en un municipio pequeño en el que todo el mundo se conocía. «Pero hoy en día es un tema muy normalizado y la gente entra y sale de nuestra asociación sin ningún complejo». «Es más -añade- a veces es positivo que se encuentre gente que se conoce, amigos o familiares porque ellos mismo se ayudan mutuamente para salir adelante».