Jose Luis Pinto, 28 años al servicio de Alcalá

Jose Luis Pinto, 28 años al servicio de Alcalá

Cuando iba de camino a Los Sauces para hablar con José Luis Pinto, me encontré con un amigo que lo conoce bastante bien, “es un tío muy bromista” me dijo, tirándome por la borda la imagen que del hasta hace unos meses era el ‘jefe de los municipales’ de persona seria donde las haya incapaz de esbozar una sonrisa.

Casado con Pepi, y padre de dos hijos, Chele y Carlos, Jose Luis Pinto, Chele, nació en Alcalá hace 63 años. Siempre quiso ser militar, “y del aire” reconoce, y le hubiese gustado que alguno de sus hijos continuara su senda. Recto y muy exigente en su profesión, herencia de su educación en las academias militares de Lérida y Zaragoza, Chele se jubila con la satisfacción del deber cumplido.

-Parece que fue ayer cuando regresó a Alcalá para coger el cargo de Inspector Jefe de la Policía Local, y han pasado…

- Me han faltado cuatro meses para los 28 años. Tiempo que no se me ha hecho largo, más bien corto, pero de mucho trabajo y esfuerzo durante los primeros años, porque hubo que hacer prácticamente una jefatura nueva; no porque no hubiese la instancia propiamente dicha; si existía una jefatura como tal, pero no había infraestructura de ninguna clase, ni documentación, ni papeleo, ni archivo, ni impresos. No había nada en absoluto, partí de cero. En aquel tiempo se hacían las cosas como podían, pero no quedaba constancia de nada.

- ¿Qué se lleva en la mochila de todos estos años trabajando en Alcalá y por Alcalá?

- Pues puedo diferenciar varias etapas. En la primera mucho trabajo y mucho esfuerzo. Yo me debía a mi trabajo y estaba pendiente de él casi las 24 horas al día, privando a mi familia de muchas cosas. Fueron además unos años difíciles, me sentía solo ante la plantilla. No fui bien recibido cuando llegué. Pero esa soledad la complementé con el apoyo diario de la corporación municipal. Después hubo una etapa muy buena, en donde la plantilla me consideró y estuvo a mi lado. Con la entrada de los sindicatos lo pasé muy mal. Esto se fue limando poco a poco, y esta última etapa ha sido muy buena. El trabajo estaba hecho, yo me encontraba mucho más relajado. Los agentes ya tomaban por ellos mismos las decisiones; porque al principio no era así, eran todo consultas y no se atrevían a hacer nada. De todas maneras, debo decir que ya estaba un poco quemado. Llevaba ya muchos años, y este servicio y este trabajo queman mucho.

- ¿Cuál es la situación más difícil que ha vivido dentro del cuerpo de policía?

- He tenido complicaciones muy grandes hasta el punto de llorar. Las más difíciles fueron el suicidio de una persona en el depósito municipal y la fuga de dos detenidos también del depósito. Pero la que más me afectó fue en el 2005 cuando me ví en un periódico de la provincia denunciado por los sindicatos con la firma de todos los policías acusado de cargos por moving, negrero y no sé que más. Le pedí asistencia al ayuntamiento, se me concendió, e interpuse una querella contra toda la plantilla. Ha sido el golpe más duro que me han dado. Mi hijo mayor Chele me pidió un día llorando que dejara la policía y volviera al ejército, y de hecho pedí irme, pero gracias al apoyo que he tenido de todas las corporaciones municipales salimos para adelante.

- También habrá tenido muchas anécdotas, ¿no?

- Muchas. Gente que venía a contarme sus problemas, los típicos problemas vecinales, que si uno saca los pollos a la calle y produce olor, que si mi vecino friega los platos a las tres de la mañana, el otro que hace la cama a las siete….

- Otra de las facetas en donde José Luis ha realizado un intachable trabajo ha sido la de coordinador de emergencias, al frente del parque de bomberos de la localidad. Otra responsabilidad más.

-He estado 10 años en bomberos. El parque se abrió en la época en la que Felipe López era presidente de la Diputación y Juan Rafael Canovaca alcalde de Alcalá, con una plantilla mínima. Estuve en la selección de los bomberos. En principio se trajo personal de Granada para organizar el parque. No sé lo que es lo que pasó que el ayuntamiento me pidió que me hiciera cargo yo del parque y de la coordinación del servicio de emergencias de Alcalá, que entonces no existía. Al antiguo jefe de bomberos que estuvo dos años, le pidieron que hiciera un plan de emergencias pero no llegó a hacerlo por los motivos que fueran. Rechacé el ser jefe de bomberos porque no poseía los conocimientos técnicos para serlo, pero sí que me comprometí en coordinar el servicio de bomberos y elaborar ese plan de emergencia, para el cual le exigí al ayuntamiento que me diera el equipo de personas que yo quería para elaborarlo. Tardamos dos años en consolidar el plan de emergencias; finalmente la Junta de Andalucía nos lo aprobó, y claro, en el parque de bomberos tan solo teníamos el edificio con pocas cosas y seis personas. Se tuvo que crear una infraestructura, el archivo, y todas las pautas que había que seguir. A los ochos años de estar allí me sentía un poco cansado. Por la mañana jefatura, por la tarde bomberos, y todo el día policía y bomberos, le solicité a Elena Víboras que estaba de alcaldesa, dejar mi labor en los bomberos creyendo que esto estaba ya encaminado, y ya el próximo que viniera tan solo tenía que seguir esa línea ampliando conocimientos. No me lo aceptó. En septiembre del 2013, se lo dije otra vez a la alcaldesa, y ya me concedieron el poder dejar el cargo de bomberos.

- ¿Se jubila satisfecho por el trabajo bien hecho?

- Si. Lo que más he valorado en esta vida no han sido los premios, ni las recompensas, ni las medallas. La mejor recompensa que he tenido en el día a día ha sido la satisfacción por el deber cumplido. Salir a las dos y media de la tarde y ver que la labor realizada por la mañana había sido buena. Pero claro esto no era todos los días.

- ¿Se lleva amigos dentro del cuerpo de la policía?

- Si, la mayoría. Y me lo han demostrado ahora después, y cuando la despedida.

- Le toma el relevo como Subinspector Jefe de la Policía Local, Miguel Ángel Teva. El día de su toma de posesión dijo que lo tenía a usted como referente y que le gustaría seguís sus pasos. ¿Cómo ve a Miguel Ángel para el cargo?

- Miguel Ángel está muy preparado técnicamente, quizá lo que le falte es la experiencia del mando. Mandar no es fácil, hay que dar órdenes claras, precisas y concretas, no decir más de lo que se debe decir; valorar todos los pros y los contras. El mando hay que ejercerlo con mucha prudencia, justicia y honradez. Cuando he tomado decisiones antes las he valorado, y aún así a veces también me he equivocado.

- La prejubilación de Pepi fue un acontecimiento por todo lo alto, la suya ha sido mucho más íntima, una comida con unos pocos compañeros, ¿le hubiese gustado tener una despedida parecida a la de su mujer después de tantos años al servicio de Alcalá?

- No, lo de Pepi fue más a nivel colegio, donde las relaciones con la ciudadanía son mucho más fáciles. No hubiese querido una despedida como la de mi mujer. Lo que hubo, que además fue inesperado, fue mucho más de lo que yo pretendía. Yo me he ido con la satisfacción del deber cumplido y con eso me basta.

- Y para finalizar, ¿qué hace Jose Luis Pinto todos los días?

- Uff…muchas cosas. Las mañanas las tengo todas dedicadas. Bien me voy a andar, o me voy al campo, subo a casa de mis padres a darle un repasillo, hago las tareas de mi casa que quedan pendientes, arreglo papeles de mi mujer o mi hijo…… por las tardes voy a ver a mi madre y a relajarme.