Rafael García Mediana, «La bruja representa todo lo oscuro y malo del ser humano que se purifica con el fuego»

Rafael García Mediana, «La bruja representa todo lo oscuro y malo del ser humano que se purifica con el fuego»

La bruja se hace mayor, cumple 30 años. Su creador, Rafael García Medina, muestra con orgullo el santo y seña de la noche mágica de San Juan en Alcalá la Real. Para esta ocasión las celebraciones han tenido lugar en dos días, culminando con un ‘akelarre’ musical y la quema de la bruja en la noche del 24 de junio.

- ¿30 años de bruja?

- Pues sí, 30 años de bruja, y por eso pensamos hacer algo especial para esta ocasión. Dejamos para el 23 la fiesta religiosa, la Misa a San Juan y la procesión; y ya para el 24 la quema de la bruja, además coincidiendo en viernes. Y pensamos en poner unas proyecciones en la fachada, que han sido posible gracias a la colaboración del Ayuntamiento, una danza musical de brujas antes de la quema, en fin, hacer algo diferente. El año que viene volverá al 23 de junio como siempre se ha hecho.

- ¿Y cómo nació esta ya consolidada tradición?

- Sabemos que la fiesta de San Juan se celebraba aquí desde la época medieval. Paco Martín ha encontrado muchísima documentación de eso. Desde 1.600 y pico el titular de la iglesia era San Juan Bautista. Por los años 40, que es cuando traen al Cristo de la Salud, se juntaban aquí en el barrio los vecinos con vino del terreno, un puñado de garbanzos tostados, que era lo típico de esos años, y hacían una lumbre chiquitilla para celebrar esta fiesta. En 1.985 un grupo de hermanos del Cristo de la Salud, unos 20 o 30, seguíamos celebrando San Juan con lo mismo, un vaso de ponche, unas patatillas, aceitunas... y se me ocurrió que esto no podía celebrarse así, más cuando es el titular de la iglesia y del barrio que lleva su nombre. Pensé en hacer una bruja y tirarla desde el campanario. A todos les pareció una buena idea y me dejaron el encargo. Al año siguiente pusimos un cable desde el campanario hasta la plazoleta y así empezó. En 1.986 sacamos por primera vez en procesión a San Juan Bautista, hicimos la quema de la bruja, que pensé que iba a ser una auténtica chorrada, y cuando subí al campanario a las doce de la noche me di cuenta la cantidad de gente que había, hasta por las calles aledañas, para ver como quemaban a una bruja.

- ¿Salió todo bien a la primera vez o hubo alguna novatada?

- El campanario de San Juan es muy chiquitillo. Pues ahí nos subimos diez o doce amigos, todos apretados ahí, porque claro era la novedad y era ver como salía aquel invento, uno enchufaba las luces , otro el humo.... Como no había medios para comprar fuegos compramos entre los amigos dos docenas de cohetes, y los pusimos debajo del arco por donde tiro la bruja. Tiré el primero para avisar de que ya iba a salir la bruja con la mala pata de que el viento metió la chispa para adentro y prendió fuego a los otros y aquello empezó pum, pum, pum.... En fin, que acabamos todos en urgencias. Y lo más simpático es que la gente de fuera pensaba que aquello eran efectos especiales y todo el mundo aplaudía.

Anécdotas

- A parte de esta anécdotas tendrás miles ¿no?

- Muchísimas. El año pasado le puse un vestido negro, y cuando acabó todo se me acerca un matrimonio y me dice la mujer que se había comprado otro igual para una boda y que como se lo ponía ahora si lo llevaba la bruja de San Juan. Otro año se le cayó la bruja al cura encima. Otra vez me dijo un hombre que para el año siguiente me llevaba a su suegra para que la quemara, muchas anécdotas. Incluso hay gente que me dice que no le gusta nada porque parece que estamos quemando realmente a una persona. Y yo siempre he explicado que la bruja lo que representa es lo oscuro, lo malo del ser humano, que se quema y se purifica con el fuego. Ojalá esa noche todos tiráramos a la lumbre lo malo que tenemos dentro.

- ¿Cuánto tiempo tarda en hacer esta bruja?

- Empiezo un par de meses antes. Esto lleva una estructura de madera para el cuerpo, la cabeza es de cartón fallero, el cuerpo va con relleno de telas, de madera y papel. Luego hace meterle alambres para poderla mover desde el campanario y que no se caiga, aunque más de una vez se se ha caído. Un par de meses echando ratos sueltos.

- Este año va vestida de rojo, ¿por algo especial? ¿ Es fetichismo?

- No que va. Visto a la bruja con las cosas que me van dando. Este vestido me lo ha dado mi sobrina, otra me ha dado los zapatos.. El rojo es porque el vestido que me han dado es rojo, cuando me lo dan negro pues negro, pero no es por nada especial. Alguno me ha dicho que las brujas van vestidas de negro, pero eso era las de antes, las de ahora no.

- Me comentabas que los dientes eran ajos, ¿tiene la bruja algún secretillo más?

- Bueno no, pero sí. Hay gente que le mete algún papel con cosas para que se quemen, yo se lo he metido y no he mirado jamás lo que pone.

- ¿Qué satisfacción le queda cuando ve que una idea salida hace 30 años de una reunión de amigos se ha convertido en una tradición en Alcalá?

- Pues pensar que de alguna forma hemos creado una tradición ya consolidada. Las cosas para que se mantengan tienen que contar con el apoyo de la gente. La hermandad siempre ha apostado por esto y me ha dejado libertad para que haga en este caso lo que quiera. Ellos se encargan del tema religioso y yo de lo otro.

- Aún le quedan muchos años por delante pero, ¿hay relevo para hacer la bruja?

- Muchas veces lo pienso. Son 30 años ya, y aquí en Alcalá somos muy efímeros, para que una cosa perdure pero esto tiene que seguir para adelante. Yo he dicho que mientras los pies me aguanten, tengo ya 63 años, y pueda subir a la torre lo haré yo. La bruja forma parte ya de la historia del pueblo; hay una generación entera que ha nacido y se ha criado con la bruja.Hay gente que me dice que desde que nació ha venido todos los años, y eso es una satisfacción muy grande que me queda.

Cuadrilla juvenil para San Juan

La parte religiosa de la fiesta en honor a San Juan Bautista se celebró en la tarde del pasado 23 de junio, víspera del santo, con la tradicional Eucaristía, celebrada por el párroco D. Antonio Rosales, y posterior procesión.

Una cuadrilla de jóvenes costaleros de la hermandad, ninguno llega a los 18 años, fueron los encargados de llevar a San Juan por las calles de su barrio. Los ‘experimentados novatos costaleros’ portaron el paso a costal, racheando zapatilla y sin perder el compás de las marchas. La parte musical la puso la agrupación de la hermandad, con su buen hacer como demuestra cada vez que se pone en la calle.

El resto de la comitiva la conformaron los miembros más mayores de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Salud, presidida por su hermano mayor, Domingo Cano-Caballero.

Decenas de vecinos acompañaron la procesión con sus velas.

Tras el regreso al templo, la plazoleta quedó vacía, nadie esperaba en esta ocasión a la bruja. La ‘meiga’ se hizo esperar un día más. Con verbena, efectos especiales y el ‘Thriller’ de Michael Jackson, la bruja ardió entre la hoguera la noche del 24 de junio. Una multitud la esperaba caer desde el campanario de San Juan.