50 Aniversario de VIALCA S.A.

50 Aniversario de VIALCA S.A.
Cuando una persona cumple cincuenta años y hace balance de su vida, con sus luces y sus sombras, sabe que ya ha doblado el ecuador. Para que una empresa sobreviva esos mismos años, han tenido que pasar varias generaciones por ella. Ese es el caso de VIALCA, S.A. Los antecedentes de VIALCA, vienen de la mano de Antonio Cano Navas y Daniel Navas Fernández, ambos de la pedanía de Ventas del Carrizal. Los dos fundaron una pequeña empresa por la zona de La Tejuela, en la localidad de Alcalá la Real, dedicada a los materiales de construcción, viguetas de hormigón pretensado de la marca 'Diana', tubos de hormigón, piedra artificial, solería, bovedillas, y Uralita, éste último como distribuidor autorizado. En 1964, y mediante conversaciones entre los dos socios y Francisco Daroca Sierra, Valeriano Montañés Escobar, Miguel Ríos Vigas y Antonio Luis Ferreira de la Rosa, se funda VIALCA, S.L., con una nueva ubicación mayor que la que tenían, quedando las oficinas en el Pradillo, y la fabricación en el Paraje del Coto. La fábrica crece en tamaño y en diversificación de productos, así como en capital, nueva maquinaria, aumento del número de trabajadores, y la apertura de una exposición de sanitarios y pequeños electrodomésticos en la Carretera de Granada nº 16. Entre 1975 y 1989, debido al auge de la construcción y de las perpectivas de crecimiento que tenía la empresa, se compran terrenos con la idea de construir unas nuevas instalaciones en el paraje de El Retamar, justo en el km 393 de la carretera Badajoz-Granada. Tras años de gran crecimiento, en 1982, VIALCA, S.L. se transforma en S.A. Dos años después, entra a formar parte de la plantilla el actual administrador, Luis Garrido Díaz, tras la jubilación por enfermedad de Daniel Navas. Comienzan años difíciles, con regularización de plantilla y gerencia externa a la sociedad, hasta 1991, cuando Francisco Daroca es nombrado administrador único. En 1998 y tras la compra de las acciones al último socio fundador por parte de Luis Garrido, queda éste al frente de la empresa y pasa a ser familiar. Es entonces cuando se produce una renovación de la empresa matriz con la constitución de Prefavial S.A., dedicada a la fabricación de bovedillas, bloques, casetones, y dotada de una maquinaria totalmente modernizada, adaptada a los nuevos tiempos. La empresa se inaugura en 2002, suponiendo una inyección de optimismo para VIALCA, S.A. Con el inicio de la crisis del 2007, y siendo el sector del ladrillo uno de los más perjudicados, VIALCA busca nuevas líneas de actuación, intentando hacer un gran esfuerzo para reconvertir su actividad sin realizar grandes inversiones. Ante la caída de la construcción de viviendas, se centran en un nuevo producto, placas para forjados y cerramiento de naves. Tras la desaparición de Holcim Hormigones en Andalucía como fabricantes de hormigón, las instalaciones que ésta le tenía alquiladas a VIALCA, pasan a ser de su propiedad por incumplimiento de contrato de arrendamiento, pasando además a dar un nuevo servicio para la construcción. Son tiempos muy difíciles para el sector, y más en una pequeña empresa familiar, que ha tenido que basar su financiación en los momentos de crecimiento, con su propio capital y con el apoyo del sector bancario. El esfuerzo se sigue realizando a pesar de haber perdido numerosos puestos de trabajo, agradeciendo la labor diaria del personal administrativo, técnico, comercial, personal de fábrica y transportistas. En la actualidad, VIALCA llega a fabricar anualmente 14,5 millones de kg de Hormigón Pretensado y hasta 75 millones de kg de Hormigón Semiseco en Prefavial. Cuenta con una flota de vehículos compuesta por 5 hormigoneras, 4 camiones-grúa, 4 trailer y 2 grúas autoportantes. Su ámbito de actuación es principalmente regional, suponiendo las provincias de Granada, Córdoba y Jaén más del 80 % de su producción. En los últimos años han realizado obras de gran importancia, como la Universidad de Linares y el Teatro Infanta Leonor de Jaén. VIALCA, dentro de las empresas de materiales de construcción andaluzas, aún mantiene sus puertas abiertas, sirviendo con seriedad y honestidad a todos sus clientes durante estos 50 años, una edad muy respetable para una empresa de carácter familiar que entra ya en su tercera generación, con gente joven, preparada y con ganas de luchar, con muchos proyectos para el futuro para que estos 50 años sean los primeros de los muchos que aún le quedan por cumplir.