Los motores rugen subiendo a la Mota

Los pilotos son los protagonistas de este premio automovilístico y aquí están los diversos ganadores. /SANTIAGO CAMPOS
Los pilotos son los protagonistas de este premio automovilístico y aquí están los diversos ganadores. / SANTIAGO CAMPOS

La 39 Subida a la Mota cumplió sus claros objetivos de participación

SANTIAGO CAMPOSALCALÁ LA REAL

La afición por el motor volvió al municipio alcalaíno con la XXXIX edición de la Subida a la Mota, una prueba del Campeonato de Andalucía de Montaña que ayer se celebró en el circuito de la carretera A-335-JA5300, con el Campeonato y Copa de Andalucía de Turismos y Campeonato de Andalucía de Monoplazas.

A las 8:30, fue la hora máxima de entrada en el parque cerrado situado en el recinto ferial, produciéndose un corte de carretera y la posterior caravana de vehículos hacia la salida. A las 9:30 horas se realizó la inspección Subida por Delegado y a las 10:00 horas la subida de entrenamientos oficiales. A continuación se realizaron la primera y segunda subida oficial.

Un total de 48 pilotos tomaron parte en la Subida, siendo una de las referencias del mundo del motor y en esta edición contó con la colaboración especial de la Diputación Provincial de Jaén e incluye la I Copa Diputación de Automovilismo.

Dicha prueba está organizada por el Motor Club de Alcalá la Real, cuyo presidente Francisco Javier Gutiérrez León manifestó que esta prueba 'es un acontecimiento deportivo que forma parte de la historia reciente de Alcalá la Real y que se está cerrando un ciclo generacional en el Motor Club'. También hizo un llamamiento a adaptar conductas respetuosas hacia el entorno y en especial a las fincas privadas.

Antes de las 9:00 horas de ayer, los pilotos fueron llegando al recinto ferial y se reunieron en la fuente y hablaban entre ellos, con las manos sacadas del 'mono' para evitar las altas temperaturas y comentaban alguna cosa. Los automóviles estaban aparcados en la parte que hay junto al colegio Alonso Alcalá, después montaron en ellos y la caravana se dirigió al escenario de la prueba. Ya en el circuito, el equipo de verificación estaba dispuesto y uno a uno iban llegando los pilotos para realizar el entrenamiento.

A la hora de la verdad, cuando la comenzó la carrera, muchos pilotos se ajustaron el casco, verificaron el cinturón de seguridad y se santiguaban con ansiedad, mientras aceleraban al máximo y los rugidos del motor alteraban la paz de los olivos. En apenas 50 metros, algunos de ellos habían cambiado cuatro veces de marcha y subían la pendiente como un rayo.

Cientos de espectadores se fueron colocando a lo largo del circuito, buscando las sombras de los olivos y los sitios donde la perspectiva les permitía observar mejor la visión de esta Subida a la Mota. Hubo un incidente sobre las 11:00 horas, un automóvil se salió de la calzada y la carrera se detuvo unos minutos, después todo se arregló. La Subida a la Mota continuó y aquellos motores siguieron rugiendo, olia a carburante quemado en medio del olivar alcalaíno y el presidente del Motor Club se sintió satisfecho pero espera que gente joven se incorpore a esta obra automovilística para que sigan las Subidas.

La entrega de trofeos se realizó a las 15:00 horas, se repartieron muchos trofeos, aceite y cheques. El ganador de la clasificación final monoplazas fue Manuel Avilés Laguna, segundo fue Christian Broberg y en tercer lugar quedó Francisco José Aguilar; el ganador oficial en la modalidad de Turismos fue Humberto Janssen y el segundo José Antonio Romero y el tercer lugar lo ocupó Pedro David Pérez.

La Subida a la Mota es un estandarte de la marca Alcalá que cada año organiza el Motor Club Alcalá la Real para dar a conocer el municipio en toda España y fomentar este deporte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos