Etnosur se baña en el Índico y el Pacífico

Etnosur se baña en el Índico y el Pacífico

El festival cerró su 22 edición con una afluencia de público «masiva» y gran ambiente | La fusión y la mezcla de culturas volvió a ser el eje central de los Encuentros Étnicos en la Sierra Sur en una gran cita de alto nivel artístico

R. I.ALCALÁ LA REAL

Alcalá la real. Etnosur se despidió ayer, después de un fin de semana intenso y con momentos en los que la afluencia de público, según la organización, fue «masiva». La vida y las culturas de las islas que afloran en los océanos Pacífico e Índico han sido este año el eje temático central del festival. A través del proyecto Small Island Big Song, Yoyo Tuki (Isla de Pascua), Alena Murang (Isla de Borneo), Ado Kaliting Pacidal, Piteyo Ukah y Siao-Chu Tai (Taiwán), Sammy Samolea (Madagascar), Jerome Kavanagh (Nueva Zelanda) y Charles Maimarosia (Islas Salomón) ofrecieron un inolvidable concierto colectivo el sábado por la noche en el Recinto Etnosur, uno de los momentos más sorprendentes para el público del festival.

A lo largo de los tres días de convivencia en Alcalá la Real estos artistas han participado también en otras áreas y espectáculo del festival como narradores, cine, circo, talleres o foro, llevando sus respectivas culturas a los asistentes a través de la música, la danza y otras intervenciones.

Su participación en el festival tuvo como colofón su concierto del sábado. La puesta en escena tuvo lugar a media noche, e incluyó un amplio repertorio de instrumentos de diversa procedencia y una pantalla cinematográfica que proyectaba imágenes de estas hermosas islas y de la música que surge en ellas, además de danza, vestimentas aborígenes y mucho más. Todo un baile de colores, sonidos y emociones que no dejaron indiferente a nadie y que sumergieron a Alcalá la Real durante un par de horas en las profundidades oceánicas. Distintas voces y distintas lenguas para dejar claro un mismo mensaje: «El océano nos une, no nos separa».

La gran noche en el recinto de Etnosur arrancaba con Antonio Lizana y su flamenco mestizo, cantaor y saxofonista a un tiempo que ofreció un directo lleno de sentir, con baile y con mensaje incluido. Betsayda Machado y la Parranda El Clavo continuaban con una música apasionada y arraigada en el latir del tambor venezolano, ritmos imparables y llenos de vitalidad para bailar hasta no poder más.

La guinda del pastel la pusieron los brasileños BaianaSystem, pura adrenalina sobre las tablas. Explosivos y mezclando sonidos tradicionales y modernos hicieron vibrar a todo el recinto. Y para terminar, la etnoteca con un espectáculo sonoro-visual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos