«Casi a diario me decía que me iba a matar, que era basura»

La madre abraza a sus hijos en Portugal tras el reencuentro./G. CIVIL
La madre abraza a sus hijos en Portugal tras el reencuentro. / G. CIVIL

La madre de los niños rescatados en Portugal de manos de su padre denuncia un infierno de malos tratos y dominio psicológico

J. E. P.

Los niños (de 19 meses, 4 y 11 años) ya están con su madre en un lugar seguro. Las autoridades esperan a ver qué hace la Justicia portuguesa con Antonio Jesús M.C., el hombre acusado de coaccionar supuestamente a sus hijos y llevarlos a Portugal junto a un arsenal de armas oculto en el coche. El juzgado de Instrucción 1 Alcalá, sin embargo, debe investigar un asunto de más fondo: la madre, además de la desaparición de los menores, denunció también un calvario de muchos años de malos tratos, sometimiento y violencia psíquica continua ejercida contra ella. En su declaración judicial la mujer aseguró que el hombre, de 41 años, la ha sometido a malos tratos «desde el inicio de la relación», que le decía «casi todos los días» palabras como «mierda, basura, puta, que no valía para nada» y que «me ha amenazado en muchas ocasiones, prácticamente todos los días, diciéndome que me iba a matar».

Más información

El relato de los malos tratos denunciados incluye episodios como que si ella hablaba con alguien, él se acercaba y le decía a esta persona que no perdiera el tiempo hablando con su mujer. Que no permitía a su familia acercarse a ella. Que la mataría si lo denunciaba o lo dejaba. Que si ponía a su madre por delante le pegaría también dos tiros a ella. Todo tenía que hacerlo a gusto de él. Hasta la compra.

Sin llaves ni dinero

Ella tenía un piso en Alcalá, que vendió por 60.000 euros. Según la denuncia, él se quedó con el dinero. Ella no dispone de dinero. No tiene nada. Ni llaves de su casa, aseguró.

También dijo que le tiene miedo. Que es violento. Lo denunció en 2004 por un asunto en el que los dos, ella y él, acabaron condenados en un juicio de faltas. Él le dio un puñetazo en la cabeza, aseguró ante la Justicia el pasado día 20, cuando ratificó en el juzgado lo que había declarado ante la Guardia Civil la víspera.

No le permitía ni tener llaves de casa, de salir sola a comprar ni tener dinero

Tras desaparecer el padre con los menores el día 19, la madre no tuvo miedo de que les hiciese daño, «porque los quiere y los atiende bien». Pero ya alertó de que Antonio Jesús tenía un arma. A ella no la amenazó nunca con la pistola. Dijo que la tenía por si iba a por él la Guardia Civil. Dormía incluso con su pistola.

El supuesto delito de tenencia ilícita de armas, precisamente, es el que investiga la Justicia portuguesa. Cuando fue detenido tenía en su poder cuatro armas de fuego, entre ellas una de nueve milímetros, una ilegal destinada a militares y cuerpos de Policía, una escopeta, numerosa munición, un puñal y casi un cuarto de millón de euros en efectivo, concretamente 247.000 euros.

Coordinación

En la Fiscalía de Jaén explican que cuando la Justicia portuguesa tome una decisión sobre Antonio Jesús en relación con las armas, lo pondrá a disposición del juzgado español más próximo a la frontera. Éste órgano, de Ayamonte, se inhibirá en favor del juzgado número 1 de Alcalá, donde se le investiga, entre otras cuestiones, por coacciones a los menores (técnicamente no se habla de secuestro, ya que él tenía la guardia y custodia tanto como ella) y por violencia de género, de resultas de la denuncia de la mujer.

Tras la denuncia la mujer solicitó protección a las autoridades, y la Justicia dictó una orden de alejamiento de 200 metros hasta el final del procedimiento penal (se ha pedido que se amplíe).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos